Final de la Constituyente y nueva candidatura

Sala de la Asamblea Federal en Río de Janeiro

                                Sala de la Asamblea Federal en Río de Janeiro

“No me olvidaré de las llamadas por teléfono a su mamá…”

Durante el período que pasó en Río, el Dr. Plinio tenía por hábito hospedarse en el Hotel Regina, desde donde a menudo llamaba por teléfono a su querida madre. Terminados los trabajos de la Constituyente con su promulgación el 16 de julio de 1934, cuando se preparaba para dejar definitivamente la Capital Federal, una confidencia le reveló que esas conversaciones habían sido escuchadas por alguien.
Antes de partir, se despidió de los empleados del hotel, que lo habían servido durante un año entero. El establecimiento estaba dirigido por una señora portuguesa, categórica y autoritaria pero muy amable, doña María da Gloria, y a ella le dirigió algunas palabras más corteses para decirle que guardaría gratos recuerdos de la estadía pasada allí, donde había sido tan bien tratado.
Ella, con un candor totalmente lusitano, respondió:
— Vaya con Dios. Yo nunca me olvidaré de las llamadas por teléfono a su mamá en São Paulo.
— Pero, ¿las escuchó usted? — preguntó él asombrado.
A lo que doña María da Gloria, sonriendo, contestó:
— Vaya con Dios, doctor. ¡Eran tan bonitas que las oí todas!
Lo normal sería que el Dr. Plinio reclamase, pues era inadmisible que una gerente de hotel oyera las conversaciones telefónicas de los huéspedes. Pero doña María da Gloria confesó su falta con tal sinceridad, dejando traslucir tanta bondad de alma y tanta admiración, que él se sintió desarmado y le retribuyó esa inocente prueba de amistad con una gentileza proporcionada.
Al llegar a São Paulo le contó el hecho a su madre, a quien le pareció muy pintoresco. A partir de entonces, doña Lucilia en una actitud muy característica suya, siempre que el Dr. Plinio iba a Río y se hospedaba en el Hotel Regina, mandaba afectuosos saludos a la indiscreta y amable gerente, cuya alma aún tenía suficiente quilate para maravillarse con aquella elevada convivencia.

Las alegrías del regreso

cap9_001A través de la lectura de los diarios, doña Lucilia seguía atentamente el desarrollo
de los trabajos de la Constituyente. Además de desear saber si las “Reivindicaciones
Mínimas” de la Liga Electoral Católica, por las que tanto batallaba su hijo, habían sido aprobadas, ansiaba su vuelta. Las saudades aumentaban día tras día.
Por fin, llegó la confirmación del tan esperado regreso: el equipaje, que había sido despachado con anterioridad para São Paulo, es entregado en la calle Marqués de Itú. Fue tal la alegría que esto causó a doña Lucilia que, desbordante de júbilo, llegó a besar una por una las maletas de su hijo. El día anunciado para la llegada, estando próxima la hora y tras haber preparado todo del mejor modo posible para recibirlo, se sentó junto a la entrada de la casa. Y allí se quedó a la espera, rezando, para tener la alegría de abrirle la puerta y no retrasar, ni siquiera por un instante, el momento de verlo, abrazarlo y besarlo.
Aquel día, la conversación no se quedó para la noche. El Dr. Plinio en seguida le contó cómo había sido el viaje, las indiscreciones de doña María da Gloria, la firma de la Constitución, la clausura de las actividades de la Asamblea, algunas novedades sobre los familiares y conocidos de Río…
Doña Lucilia también le relató por su parte las pequeñas nuevas domésticas, entre otras la de que una de sus tías había hecho un negocio muy bueno y, como era soltera, les había regalado a cada una de las tres sobrinas una buena suma de dinero. No obstante, en vez de disponer del mismo para los gastos de la casa, pues se habían mudado hacía poco y era necesario hacer algunas reformas, doña Lucilia prefería ponerlo a disposición de su hijo para lo que él quisiese. Le dijo entonces:
— ¿En qué quieres invertir ese dinero? Si piensas utilizarlo para amueblar nuestra casa será suficiente para ello; pero si tienes otros planes, confío enteramente en ti. Haz lo que quieras.
El Dr. Plinio respondió:
— Mãezinha, voy a pensar un poco. Vamos a ver cómo andan las cosas…
Deseaba saber cómo se desarrollarían los acontecimientos políticos pues, si los intereses de la Iglesia lo exigiesen, volvería a presentarse como candidato para diputado, y entonces sería necesario utilizar ese dinero para su campaña electoral.

Generosa entrega a la Causa Católica

Dr. Plinio diputadoUna vez disuelta la Asamblea Constituyente, fueron convocadas unas nuevas elecciones, ahora no sólo para la Cámara Federal sino también para las Cámaras Estatales.
Si el Dr. Plinio se lanzase como candidato para diputado federal y fuese elegido —reflexionaba con cierta aprensión doña Lucilia— eso motivaría una nueva separación bastante más larga. Sin embargo estaba dispuesta a cualquier sacrificio. Pero esta vez las intenciones apostólicas del Dr. Plinio fueron favorables a los anhelos maternos. Debido al lugar de destaque que él ocupaba en las Congregaciones Marianas de São Paulo no quería apartarse de lo que era su campo de acción por excelencia, y así se lanzó como candidato para diputado estatal, con gran alivio para su madre.
El Dr. Plinio tuvo que enfrentar serias dificultades, pues las circunstancias no eran tan propicias como durante la elección anterior. El Arzobispo de São Paulo, Mons. Duarte, decidió disolver la LEC, y no hubo, por lo tanto, candidatos oficialmente indicados por la Iglesia. Gran desventaja para el Dr. Plinio, pues su electorado era católico. No faltaron vivas y cordiales presiones para que se inscribiese en las listas de los dos partidos rivales: el Partido Republicano Paulista, conservador, cuya dirección estaba integrada por antiguos barones del café, y el Partido Constitucionalista, dirigido por profesores universitarios y profesionales liberales. Ahora bien, el electorado personal del Dr. Plinio se dividía entre las filas de ambos partidos. Si optaba por ser candidato de uno de éstos, se apartaba naturalmente del otro, con lo que perdía inevitablemente la otra mitad. Además, un hermano del Arzobispo también se presentó como candidato a diputado estatal, y corrió la voz entre los católicos que sería descortés para con el ilustre prelado, y en consecuencia para con la Iglesia, que no fuese elegido.
Por ese motivo, el hermano de Mons. Duarte terminó siendo en cierto modo el candidato oficioso de la Iglesia.
A pesar de tantas adversidades, el Dr. Plinio decidió presentarse como candidato independiente en vista de su prestigio como líder católico, comprobado en la elección anterior, y de las ventajas que de allí podría sacar para el apostolado. Al hacer el presupuesto para los gastos de la campaña, vio que costaría exactamente la cantidad que doña Lucilia había recibido de su tía. Tras sopesar bien los pros y los contras, resolvió comunicar a su madre la decisión de luchar en defensa de la Iglesia como diputado estatal:
— Mãezinha, creo que, verdaderamente, lo mejor para mí sería no lanzarme como candidato, asumir mi cátedra en la Facultad de Derecho y, algún tiempo después, abrir un despacho de abogacía. Con nuestra casa razonablemente arreglada, normalizaríamos nuestra situación; pero es ventajoso para la Causa Católica que presente mi candidatura como diputado independiente. En estas condiciones, le pido permiso para poder usar el dinero que usted me ofreció para cubrir los gastos de mi campaña.
Doña Lucilia veía bien cuánto arriesgaba en ello, pero su decisión estaba tomada desde hacía mucho tiempo. Con la misma serenidad de siempre le respondió:
— ¡Lo que quieras, lo tendrás! Todo mi dinero, todo cuanto es mío. Dispón como quieras…
En la difícil situación financiera en que la familia se encontraba, doña Lucilia daba un magnífico ejemplo de desprendimiento en favor de los intereses de la Santa Iglesia, y de confianza total en la Providencia. Tras las elecciones, los hechos vinieron a dar la razón a las aprensiones de doña Lucilia, pues el Dr. Plinio no fue elegido. En efecto, los candidatos independientes eran cuatro o cinco. El más votado de ellos había sido el Dr. Plinio, pero ninguno había alcanzado el número suficiente de votos para obtener un escaño.

Una amenaza para las Congregaciones Maríana

cap9_015Después de las elecciones, el Dr. Plinio tuvo que ir a Río de Janeiro para algunos trámites relacionados con el ejercicio de su mandato. En plena ascensión del Movimiento Mariano, cuando nada hacía prever que éste decaería, la intuición materna de doña Lucilia descubrió la primera amenaza a esa obra a la que su hijo se había entregado con toda el alma. Una breve noticia, publicada en un diario paulista, anunciaba el paso por Brasil de un profesor de la Sorbonne con el objeto de proponer, en nuestro país, la implantación de un movimiento que promovía no una convivencia armónica, sino la promiscuidad de las clases sociales en nombre del buen entendimiento entre ellas. Sin hablar propiamente de las Congregaciones Marianas, la noticia daba a entender que el apostolado ejercido por éstas se había vuelto anacrónico en comparación con la novedad traída de Francia por dicho profesor.
Ahora bien, el Dr. Plinio era líder del Movimiento Mariano en São Paulo. Y ese eventual golpe contra las Congregaciones Marianas implícitamente lo alcanzaría. Fue esta malévola intención lo que notó en aquellas pocas líneas de periódico la mirada clarividente de doña Lucilia.
Su corazón tuvo ciertamente un sobresalto, pero, con tranquilidad y sin pérdida de tiempo, trató en seguida de alertar a su hijo. Le escribió una carta en que le contaba sus impresiones y sus temores sobre el asunto, aconsejándole que tuviese cuidado, pues decía ella aquellas “novedades” venidas de Europa bien podrían ser un intento para acabar con las Congregaciones Marianas. Al terminar de escribir, prendió al papel, con un discreto alfiler, la noticia que había recortado con unas tijeritas y se la envió a su hijo.
Años más tarde, los hechos confirmarían lo acertado de estos presentimientos maternos.

Las profundas transformaciones de los años 30

Hacía mucho que doña Lucilia había cesado la acción estrictamente formativa
de sus hijos. Doña Rosée, de veintiséis años, ya tiene familia constituida y desde
hace algún tiempo no vive más con su madre. El Dr. Plinio, de casi veinticuatro
años, abogado, es líder incontestable del Movimiento Católico en São Paulo. A pesar de todo, por sus virtudes, por su bondad, por su determinación en
buscar siempre la perfección, por su abnegación para con sus hijos y por desearles
todo el bien, la suave y afectuosa solicitud de doña Lucilia continuaría fluyendo
sobre ellos como las aguas límpidas de un caudaloso río.

Las profundas transformaciones de los años 30

cap9_012Doña Lucilia tendría ocasión de presenciar, en el transcurso de la década de los 30, muchas transformaciones sociales que llevarían a Brasil a abandonar las hermosas tradiciones admiradas por ella en su infancia y juventud. Si el propio Georges Clemenceau, izquierdista declarado, hubiese vuelto a nuestro país durante aquellos años, tal vez no se sentiría tan en casa como en 1910.
El esplendor, el refinamiento y los modos de ser reinantes en el tiempo de la República Vieja, iban siendo sustituidos por el American way of life y por la socialización igualitaria y populista que caracterizó a la dictadura de GetulioVargas.
La Revolución de 1930 y, posteriormente, el advenimiento de lo que se llamó de Estado Novo (El período de la historia de Brasil marcado por la presencia del dictador Getulio Vargas irá de 1930 hasta la caída de éste en 1945. El Estado Novo propiamente dicho se
iniciaría en 1937, tras un nuevo golpe dado por Vargas) no constituyeron un simple cambio de gobierno, sino que marcaron una línea divisoria en la historia del país, pues las clases dirigentes tradicionales perdieron buena parte de su influencia y de su poder, tanto político como económico. Ellas fueron rápidamente relegadas a un segundo plano, y el tonus general de la sociedad empezó a ser dado por otro elemento —el nuevo rico— cuyo enriquecimiento de la noche a la mañana, debido a la industrialización inducida, lo elevó a la cúspide de la notoriedad.
Oro y prestigio se hicieron sinónimos. Arriesgar grandes sumas, hacer grandes negocios, obtener grandes lucros —no para tener una vida cómoda y tranquila, sino para poder hacer más negocios y ganar más dinero— fueron, a partir de entonces, los objetivos del hombre de ese triste siglo XX, tanto del magnate como del más ínfimo negociante.
El deseo desmedido de gozar el instante presente, como quien degusta hasta el último y más pequeño pedazo de una deliciosa fruta, para, en seguida, tomar otra y otra más, hizo que las personas volviesen su mirada exclusivamente hacia los bienes materiales y pasajeros, disminuyendo en sí la capacidad de amar y de cultivar los bienes sobrenaturales y eternos, en los cuales reside la verdadera felicidad del alma.
¡Hasta el ritmo de vida se alteró!
El espíritu familiar, que impregnaba a fondo el vínculo entre patrones y obreros, de modo más acentuado en los medios rurales, feneció. Y la lucha de clases, insuflada por una legislación laborista socializante, fue tomando su lugar paulatinamente.
¡Qué diferencia con aquellos añorados tiempos de otrora, en que el afecto y la bondad eran la nota dominante en el trato entre los hombres y entre las clases sociales!
El Brasil de la tranquilidad, imbuido de la atmósfera de la vida de familia y del suave aroma de la Civilización Cristiana, desapareció rápidamente.

La virtud de la caridad que, al regir la convivencia social, había hecho de la bondad la característica sobresaliente del temperamento brasileño, se fue apagando en los corazones.
Pero doña Lucilia, a pesar de todos esos cambios, añadió a la tenaz y serena resistencia que ya oponía al espíritu de Hollywood una fidelidad inquebrantable al estilo de vida tradicional, así como una religiosidad y una elevación de espíritu crecientes. La clase social a la que pertenecía fue la más lesionada por las transformaciones de la época. Poco antes, la agricultura había sido golpeada por la irrupción del stephanoderes coffeae (Plaga de los cafetales africanos que, de modo extraño e inesperado, contaminó las plantaciones brasileñas). Luego, una superproducción de café y la trágica quema de los excedentes del producto (cuya claridad iluminó los cielos paulistanos durante algún tiempo) a partir del otoño de 1929 (“crisis del café”), hicieron que todo conspirara para que la agricultura fuese pasando a un segundo plano, mientras la industria ocupaba el primero.

La convocatoria de la Constituyente y la fundación de la LEC

cap9_006

Mons. Duarte Leopoldo e Silva

Era previsible que hubiese espasmos de insatisfacción en toda la sociedad, como de hecho ocurrió y  llevó al Gobierno a convocar una Asamblea Nacional Constituyente.
En este contexto, la ejemplar formación que doña Lucilia había dado al Dr. Plinio comenzaría a surtir sus efectos beneficiosos en la vida pública paulista; y no mucho después en el ámbito nacional. Como líder católico, le llegaba el momento de entrar en la lid, a fin de servir a su país en toda la medida de lo posible.
Con la convocatoria de la Constituyente, el Dr. Plinio vio abrirse una buena oportunidad para desarrollar su acción en favor de los derechos de la Iglesia, a la cual el laicismo caduco y anticlerical del siglo XIX había lesionado gravemente, perjudicando con ello a la propia nación brasileña. El joven congregado mariano fue entonces uno de los más activos propugnadores, junto con el Episcopado nacional, de la fundación de la Liga Electoral Católica (LEC), inspirada en una institución semejante existente en Francia (La Fédération Nationale Catholique, que fue planeada y propuesta por el General Marqués de Castelnau, uno de los principales jefes militares de Francia durante la Primera Guerra Mundial). Su modo de actuación consistía en interrogar a los candidatos de los diversos partidos políticos sobre lo que pretendían hacer durante el ejercicio de su mandato, a respecto de las principales materias de interés para la Iglesia Católica. Conforme a las respuestas, ellos eran recomendados o no al voto católico. Como se ve, la indicación de dichos candidatos obedecía al más alto idealismo, y se abstenía de tomar cualquier posición político-partidaria. La Junta Nacional de la Liga Electoral Católica, previa aprobación del Episcopado brasileño, publicó la lista de las “Reivindicaciones Mínimas”
de la opinión católica (El objetivo de la LEC era conseguir la inserción, en la futura Constitución Federal, del reconocimiento de algunos derechos esenciales de la Iglesia y de los católicos que el positivismo laico y republicano había abolido en 1889. Esos derechos eran: enseñanza religiosa en las escuelas públicas; capellanías católicas en las Fuerzas Armadas, en las prisiones, en los hospitales públicos y en todos los otros establecimientos del Estado; prohibición del divorcio; atribución de efectos civiles al matrimonio religioso. Gracias al esfuerzo desarrollado por el Dr. Plinio, dichas “Reivindicaciones Mínimas” fueron luego aprobadas por la Asamblea Nacional Constituyente).
Era entonces Arzobispo de São Paulo Mons. Duarte Leopoldo e Silva, prelado imponente, decidido y altamente consciente de sus responsabilidades morales para el cumplimiento del cargo sagrado que le había conferido la Iglesia. Para la fundación y organización de la LEC del Estado de São Paulo tomó como brazo derecho al Dr. Plinio. Así, en noviembre de 1932 se estableció su Junta Estatal.
Como secretario general fue escogido el propio Dr. Plinio. Este cargo era una especie de palanca rectrix de la Junta Estatal.

Trámites en Río de Janeiro

Para tratar con Mons. Leme (Mons. Sebastião Leme da Silveira Cintra, Cardenal Arzobispo de Río de Janeiro) sobre la formación de la LEC a nivel nacional, el Dr. Plinio tuvo que ausentarse algún tiempo de casa.

La elección del Dr. Plinio

plinio_correa_de_oliveira_diputadoEl año de 1933 se abrió con la expectativa de la Constituyente, que fijaría los rumbos del nuevo Brasil. El 3 de mayo se realizaron las elecciones para escoger a los futuros parlamentarios. En numerosos estados muchos de los nombres indicados por la LEC ascendieron a la Magna Asamblea.
Un triunfo inesperado llenó de alegría al electorado católico: Plinio Corrêa de Oliveira, de 24 años, el más joven de los candidatos, sorprendió a sus partidarios más optimistas al ser el más votado en todo el país, obteniendo el doble de sufragios que el segundo, a pesar de ser éste un hombre célebre y experimentado en las lides políticas.
La espectacular elección del Dr. Plinio representaba un triunfo del Movimiento Católico, dado que él había hecho propaganda apenas en las parroquias o entre las asociaciones religiosas, y había presentado como programa la defensa de los principios de la Iglesia.
A doña Lucilia le había causado una especial aprensión el hecho de ver a su hijo proponerse como candidato aún muy joven y sin electorado fijo, al contrario de los políticos más experimentados. Bajo este aspecto, él estaba en franca desventaja frente a sus opositores. Recelosa de que el Movimiento Católico no consiguiese votos suficientes para elegirlo, llamó por teléfono a todas sus amigas, pidiendo que no dejasen de votar por él. Hasta llegó a llamar al director del Hotel Parque Balneario de Santos, donde acostumbraba hospedarse la familia, a fin de obtener que él garantizase los votos de los funcionarios del establecimiento a favor del Dr. Plinio.
Pero el sorprendente resultado de la elección reveló que la fuerza de la opinión pública católica era mucho mayor de lo que mostraban las apariencias, dándole a doña Lucilia una redoblada alegría, sobre todo por tratarse de una victoria de la Iglesia.
No obstante, el éxito del Dr. Plinio le costó no pequeñas preocupaciones y sacrificios. El mayor de ellos fue la prolongada ausencia de su filhão querido, durante la cual ella pasó innumerables horas rezando delante de la imagen del Sagrado Corazón de Jesús por el buen éxito de sus pugnas. Preocupaciones y alegrías, oraciones ardorosas y lágrimas maternales, doña Lucilia depositaba todo con confianza a los pies del Divino Redentor, segura de que Él habría de oír aquella insistente súplica. Y sus fervorosas oraciones fueron ampliamente atendidas.
La convivencia fundamentada en la Caridad hace que, en relación a los riesgos y peligros, aquellos que se aman se vuelvan aún más perspicaces.