Sabiduría en la educación y en las reprensiones maternas

En la vida común de cualquier niño pueden darse malos comportamientos y fallos. A veces, se rompe un cristal, se estropea una tarta, se vuelca un litro de leche… Sin embargo, quienes tienen el deber de corregir deben hacerlo por amor al orden y a la disciplina, sin dar rienda suelta a reacciones temperamentales desproporcionadas.

Sólo hay dos maneras de corregir: con base en el amor de Dios o por amor propio, no hay una tercera. Cuando alguien trata mal a los demás es porque no ama a Dios sobre todas las cosas, como prescribe el Primer Mandamiento, y se está basando en su amor propio. La fórmula más eficaz para corregir a un hijo es mediante el afecto y el buen trato, con el fin de que el niño sienta que hay un universo de bondad detrás de la reprimenda. Esto penetra en el alma más profundamente que si lo dijese con palabras y luego fuese desmentido por las actitudes…
Ésta era la escuela de Doña Lucilia; su egoísmo estaba reemplazado por el amor a los demás y a Dios, y por eso nunca maltrataba a nadie. Por el contrario, en la educación de sus hijos era paciente y benigna, dispuesta a ayudar y a perdonarlo todo. Para valorar bien su sabiduría, basta con que se diga que fue la formadora del Dr. Plinio. Veamos, entonces, este papel fundamental y cómo, por medio de su acción, fue modelando el alma de su hijo, preservó su inocencia y fue la fuente de toda la virtud que más tarde él demostró.
Comenta el Dr. Plinio: «Cuando estaba junto a mamá, tenía la impresión de una como que suavidad y ordenamiento interno que me comunicaba una sensación de tranquilidad razonable. A veces estaba con alguna preocupación o con cierto estado de espíritu que no era bueno. […] Pero, al llegar a su presencia y oírla hablar, toda mi agitación interna parecía aquietarse y ajustarse; me quedaba menos apegado a las cosas que deseaba, aceptando mejor las renuncias que debía hacer y, por lo tanto, más razonable. Tenía la impresión de que mamá entraba en mi alma y la colocaba en orden sin que yo lo notase, pues me ponía ante un estado de espíritu tan atrayente, tan
suave y tan diferente del que yo tenía, que demolía el “castillo malo” que había en mi alma, y yo me sentía otro. […] Era una especie de castigo “aterciopelado”, donde el “terciopelo” valía más que el castigo y me dejaba encantado… Esto lo hacía con tanta delicadeza que, después de haber hablado conmigo, salía transformado, alegre y satisfecho, percibiendo que se había dado un verdadero desbordamiento de su espíritu, por el que había obtenido de mí modificaciones que nadie habría conseguido y había vencido todos aquellos prejuicios o inclinaciones que no debería tener».

Obligada a imponer una corrección más severa

En primer plano, el cepillo de plata usado por Doña Lucilia para castigar a Plinio

A veces, sin embargo, cuando alguno de sus hijos hacía algo malo, Doña Lucilia se sentía obligada a imponer una corrección más severa. Normalmente, según lo refería el Dr. Plinio, el modo de «tirarle de las orejas» era así: dado que ella estaba a menudo enferma, generalmente solía permanecer reclinada en un sofá, por lo que llamaba a su hijo a través de la Fräulein. Cuando éste llegaba, lo abrazaba por la cintura y le decía:
— Hijo mío, ¿es verdad que has hecho esto, así y asado?
— Sí, mamá, es verdad.
— Pero, hijo mío, eso no está bien para un niño de tu edad, que debe ser un gran hombre en el futuro. Eso ofende a Dios y es una falta de educación. ¿Te das cuenta de que no deberías haberlo hecho?
— Sí, mamá, ahora lo comprendo mejor.
— ¿Ves que haciendo eso dejas triste a tu madre?
— Sí lo veo, mamá.
— Por eso, ahora te mereces un castigo. Ve y tráeme el cepillo de plata que está en el tocador, que te voy a castigar. Pero que sepas que tu madre va a sufrir más que tú.Plinio traía el cepillo y ella decía:
— Dame tu manita.
Él extendía su mano y Doña Lucilia le daba: ¡pa-pa-pa-pa! Después le mandaba poner el cepillo en su lugar; cuando volvía, le daba un beso y le decía:
— Hijo mío, no pienses más en eso, ya quedó para atrás. Eres tan bueno; ha sido una debilidad tuya. ¿Me prometes que de ahora en adelante no lo vas a volver a hacer?
— Te lo prometo, mamá.
— Pues ya está, vete a jugar.
Ella se valía así del cepillo, aunque doliéndole el corazón, porque preferiría no tener que darle con él, pero lo hacía sin ninguna manifestación de sentimentalismo, comprendiendo que la Ley de Dios lo exigía porque una vez que la naturaleza humana está desarreglada, si en ciertos momentos no se pone en sus «rieles», se desvía locamente. En el fondo era para impedir que, en el futuro, el Corazón de Nuestro Señor Jesucristo fuese «expulsado» del alma de su hijo por causa del pecado.
Las reprimendas de Doña Lucilia dejarían una huella indeleble y luminosa en el alma del Dr. Plinio: «Las dos cosas más preciosas que me fueron legadas por mi madre, no en el campo religioso sino en el campo moral, fueron exactamente, por una parte, la bondad y, por otra, la severidad sabia. […] ¡Cuánto me acuerdo de sus reprensiones! ¡Qué seriedad en su mirada y qué compenetración deque se trataba de hacer prevalecer un principio! Cuánta convicción tenía de que si yo no conformase mi vida con esos principios, valdría mucho menos para ella. ¡Ella veía en mí más al hijo amante de los principios que al hijo que debía quererla! Además, ¡cuánta sabiduría en sus palabras! ¡Qué voz tan seria! Y en la que, al mismo tiempo ¡la bondad no estaba ausente!»
En otra ocasión, él recordaba: «Mamá tenía una forma única de dar un «tirón de orejas». […] Era hecho, al mismo tiempo, con lógica y afecto. Yo prestaba atención en sus reprensiones, admirado y encantado con su voz, sus ojos, su cariño, su sabiduría y su intransigencia».

Cfr. CLÁ DIAS, EP, João Scognamiglio. El Don de Sabiduría en la mente, vida y obra en Plinio Corrêa de Oliveira. Editrice Vaticana 2016 Parte I pp. 136 ss.

 

Bondad e intransigencia oriundas de una única fuente

se diría que esa afabilidad y afecto llevarían a Doña Lucilia a condescender incluso con relación al mal. Quien así lo juzgase se equivocaría…

Madre llena de dulzura, pero intransigente con el mal Doña Lucilia en junio de 1906

Lo que más resaltaba en Doña Lucilia era un extraordinario misterio por el que su espíritu maternal la llevaba a querer bien a todos y cada uno. Bastaba que alguien se acercase a ella con confianza y el alma abierta, para que se sintiese tomado por su bondad envolvente y por aquel magnífico modo de ser, calificado por el Dr. Plinio de «aterciopelado». Ella trataba a los demás con una dulzura y un deseo de agradar verdaderamente cautivantes. No obstante, se diría que esa afabilidad y afecto llevarían a Doña Lucilia a condescender incluso con relación al mal. Quien así lo juzgase se equivocaría, pues esta bienquerencia no significaba liberalismo, sino al contrario, ya que era muy radical pero de una radicalidad que tenía como corolario el amor a los buenos llevado hasta las últimas consecuencias, porque ella amaba a Dios. Y, en consecuencia, esto la llevaba a tener también un verdadero odio al mal. ¿En qué consistía ese odio al mal? La esencia de la combatividad de Doña Lucilia partía de un principio profundísimo de amor a Dios: Él es el Ser supremo, el Creador y Redentor, y debe ser amado sobre todas las cosas. Siendo así, en todo el orden de la Creación nada hay tan opuesto a Dios como el pecado, ya que es el acto de la criatura inteligente, ángel u hombre, que se rebela contra Dios, proclama otra ley, adversa a la divina y, en el fondo, se pone en pie de igualdad con Él. Eso causaba en el alma de Doña Lucilia un verdadero choque y, de inmediato, dolor al ver que Dios, tan bueno y superexcelente, no recibía todo el amor y devoción merecidos. Por eso, ella quería por todos los medios, que aquella alma se convirtiese y entrase de nuevo en armonía con Dios, arrepintiéndose de la ofensa que le había hecho.
Así es exactamente como Dios actúa con nosotros: Él nos ama con un amor extraordinario y, una vez que hemos cometido una falta, no quiere otra cosa sino perdonarnos y restituirnos todo lo que hemos perdido; y puede, incluso en el momento de la muerte, concedernos una gracia para que nos arrepintamos y salvemos nuestra alma. Pero no transige con el mal ni acepta defectos, porque Él es la Causa íntegra, sin ninguna mancha, y si morimos en pecado mortal, seremos condenados. Una imagen de esa intolerancia divina es el armiño, animalito tan puro que no soporta ensuciarse; cuando se ve rodeado por una barrera de fango, no huye para no mancharse y puede cazarse con facilidad. En este sentido, el Autor (Mons. João S. Clá Dias) sustenta que Doña Lucilia era «armínea»: ella se encantaba con la inocencia y experimentaba una repulsa interior y verdadera indignación contra lo que iba en sentido opuesto. Esto se explica por el hecho de estar tan profundamente unida al Sagrado Corazón de Jesús que hacía que, para ella, la ley de la bondad y la ley de la verdad fuesen sólo una. O sea, el punto de partida de su amor maternal era el mismo de los Mandamientos y, por tanto, cuando se trataba de principios, revelaba una radicalidad total: permanecía firme en su moralidad, sin ceder en nada, ni siquiera un milímetro, conforme comentó una vez el Dr. Plinio: «Esa energía tenía algo de afín con su bondad; y era la energía inquebrantable de la que daba pruebas en ciertas ocasiones: “On ne passe pas! —¡De aquí no se pasa!”». Tal intransigencia trasparece en el episodio del nacimiento de su segundo hijo, Plinio, en que se vio ante una seria amenaza de muerte justo cuando se acercaba el momento de dar a luz. Un médico ateo, que sabía que iba a ser muy arriesgado el nacimiento del niño, le dijo:
— Su parto será peligroso y usted tiene que elegir: o vive usted o vive el niño. ¿Usted prefiere salvar su propia vida?
Ella tuvo un sobresalto y, levantando la cabeza, miró al médico y respondió:
— Doctor, ¿usted tiene valor para proponerme eso? ¡Esa pregunta no se le hace a una madre católica! Usted ni siquiera debería haberla pensado. Si alguien tiene que morir, seré yo, ¡es evidente que el niño tiene que nacer! ¡Mi hijo por encima de mí! ¿Qué era eso? ¿Afecto por el hijo? Sí, pero sobre todo una absoluta fidelidad a la Ley de Dios: ¡lo que aconseja la moral es eso y hay que observarlo! De ninguna manera quería que el niño muriese en su lugar, y aconteció que sobrevivieron tanto la madre como el hijo.

Deje, que yo me las arreglo. Una caricia suya nunca la cohibiré…

Doña Lucilia en París, en 1912,
fotografiada con el mencionado traje de gala

Así podríamos citar otros hechos que manifiestan su radicalidad, como lo que ocurrió durante la inauguración del Teatro Municipal de São Paulo, el 12 de septiembre de 1911, varias veces narrado por el Dr. Plinio. Como Doña Lucilia iba a asistir al evento, quiso prepararse con antelación y prefirió hacerse un peinado con una peluquera. En aquellos tiempos, peinarse podría durar, a veces, algunas horas. Doña Lucilia se tomaba esta tarea con una seriedad religiosa, casi como si estuviera en una ceremonia. Por la noche quiso despedirse de sus hijos antes de ir al teatro. Ya arreglada, con un bonito traje blanco, el mismo con el que, más tarde, fue fotografiada en París, y muy bien peinada; pero, para complacer a Plinio que tenía ganas de besarla, lo cogió en brazos. Él, contentísimo, sin darse cuenta de que ella estaba vestida con un traje de fiesta, pues era muy pequeño, empezó a acariciar sus cabellos, deshaciendo el peinado, y hasta el propio vestido sufrió algunos daños. El Dr. Juan Pablo estaba esperando, afligido por el horario, y al ver la escena se quejó horrorizado:
— ¡Señora, ponga a ese niño en el suelo, porque le está estropeando todo el peinado!
Entonces ella, con calma pero muy incisiva, le respondió:
— Deje, que yo me las arreglo. Una caricia suya nunca la cohibiré…
Y Doña Lucilia dio el asunto por terminado, porque un principio es un principio: nunca impediría que un hijo la acariciase, aunque con eso le deshiciesen el peinado. Continuó abrazando a su hijo y sólo después de mucho manifestarle su afecto, volvió al tocador, se arregló un poco el ca-bello y salió. Plinio se dio cuenta casi inmediatamente que no debería haber hecho eso; pero, percibiendo la dulzura de la respuesta, pensó: «Esto sí que es bondad, ¡esto es ser madre!» Se podría decir que es algo sin importancia; sin embargo, es un suceso capaz de marcar tan intensamente la vida de un niño que su recuerdo permanezca en el tiempo hasta el momento de su muerte. Plinio, efectivamente, no lo olvidó, hasta el punto de, setenta años después, todavía guardar en su alma una viva memoria del hecho.

Cfr. CLÁ DIAS, EP, João Scognamiglio. El Don de Sabiduría en la mente, vida y obra en Plinio Corrêa de Oliveira. Editrice Vaticana 2016 Parte I pp. 132 ss.