Bienaventurados aquellos que mueren en el Señor

Veintiuno de abril de 1968. En su apartamento de la calle Alagoas, en el céntrico barrio de Higienópolis, Dª Lucilia Ribeiro dos Santos Corrêa de Oliveira se encontraba en su lecho de dolor. Estaba asistida por un amigo de su hijo, el joven médico Dr. Luis Moreira Duncan, pues en aquel momento no se encontraba en casa su médico particular, el conocido Dr. Abraham Brickman.

Alrededor de las diez de la mañana, el enfermero se dirigió al Dr. Duncan, que estaba leyendo el periódico en el salón, para comunicarle que doña Lucilia se sentía peor. Un tanto sorprendido, pues a las ocho y veinte le había aplicado una inyección y nada hacía prever un agravamiento súbito de su estado, el médico abandonó la lectura del diario y se dirigió inmediatamente al cuarto.

Acostada, sin apoyar la cabeza sobre la almohada, con los brazos extendidos a lo largo del cuerpo, los ojos cerrados, tranquila, sólo movía los labios. Con certeza, rezaba.

Al tomarle el pulso y comprobar cuán lenta y débilmente latía, el médico se dio cuenta de la proximidad de los últimos momentos. Doña Lucilia, que no había dejado de mover los labios sintiendo en su corazón que había llegado la hora solemne de despedirse de esta vida, retiró con decisión la mano que el médico sujetaba y, con un gesto delicado pero firme, sin manifestar esfuerzo ni dificultad, hizo una grande y lenta señal de la Cruz. Después, colocó sobre el pecho sus manos blanquísimas, una sobre otra, y expiró serenamente en la víspera del día en que cumpliría 92 años…

Más tarde, alguien comentaría con mucho acierto: “Salió con majestad de una vida que supo llevar con honra”.

Un pensamiento en “Bienaventurados aquellos que mueren en el Señor

  1. Pingback: Un 22 de abril, nacía para la tierra; un 21 de abril, nacía para el cielo | luciliacorreadeoliveira

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s